Sacrilegio significado bíblico

sacrilegio imagen

Definición. El significado bíblico de sacrilegio es la palabra con la que se nombra a un acto malvado. En el cual, se falta el respeto a todas aquellos personajes, objetos y símbolos que se considera sagradas.

La persona que realiza estos actos se denomina sacrílega y si tiene intención de hacer el acto pasa a ser una profanación. Que puede entenderse como un sinónimo, pues ambos representan algo grave.

El sacrilegio en las sagradas escrituras

El término sacrilegio en la Biblia tiene muchas menciones en el Antiguo Testamento. Pues, en esa época se presentaban con frecuencia ejemplos de ello y recibían un castigo.

En el libro de los jueces, se habla de un robo de artilugios usados con fines santos. Esto tiene similitud con lo que se expresa en su etimología. Ya que, el vocablo en griego, hace referencia de manera literal al hurto de cosas de un panteón.

En romanos, se le habla a alguien que aborrecía a los ídolos, sin embargo, se llevaba las riquezas de sus santuarios. Por lo tanto, se le acusa de hacer sacrilegio de un sitio que merece que se les respete. En los Nuevos escritos, se emplea hierosulos a modo de equivalencia para sacrilegio.

El rey Belsasar cometió uno de estos crímenes cuando recibió los vasos que se guardaban en el templo de Jerusalén. Durante la cena, adoró a dioses de oro, madera y otras paganas.

Tipos de sacrilegio

Hay algunos textos que sugieren que existen variantes de estas actividades malvadas. Por ejemplo: el sacrilegio personal, en el que se insulta a un sacerdote o a lo que hace cuando cumple su función.

Aquí también entran las palabras empleadas con fines sacrílegos, no obstante, algunos prefieren llamar a esto blasfemia. En el segundo escalón se encuentra el sacrilegio local, en donde se hace la profanación de lugares, entre ellos, cementerios, altares o iglesias.

En el último escalafón, por lo que es el más grave y pecaminoso, se detalla al sacrilegio real. Determina a la gente que toma o aborrece cosas místicas, los sacramentos y la eucaristía.

Los evangelios, vasos, reliquias, imágenes y esculturas pertenecen a esta lista. Además, las cruces y los ornamentos son los que más alta estima poseen.

En su etimología se encuentra la raíz del latín, en donde sacer quiere decir sagrado. Por otra parte, legere es robar. En un principio, se empleaba con objetivo de otorgarles un alias a los individuos que robaban tumbas. Pero, después, se extendió a más cosas.

Subir