Ruma significado bíblico

ruma

Definición. El significado bíblico de Ruma, es lugar por el que dieron su paso diversos personajes que aparecen a lo largo de las sagradas escrituras.

Uno de los más reconocidos fue el abuelo del rey Joacim durante su período de gobierno. Se hace mención también respecto a que su madre se llamó Zebuda y que es muy probable que procediera de tal sitio.

Por su parte, algunos confunden a Ruma con Aruma, alegando que estaban cerca de Siquem. Mientras que otros, dicen que su ubicación se correspondía más que todo con la zona de Galilea.

En cuanto al origen del término, tenemos que es hebreo y que significa lugar elevado o que es sublime.

A pesar de que su ubicación no es precisa, también se le relaciona de manera directa con Khirbet er-Rumeh. Pues, sus nombres son semejantes y de hecho, en la actualidad se le conoce por Horvat Ruma. No obstante, estos estudios no son certeros hasta la fecha.

Eventos que se dieron en Ruma

No es un secreto que en Ruma dieron su paso diversos personajes de los que aún en día, se habla en las iglesias a través de la Biblia.

Uno de los más relevantes, quizá tiene que ver con Abimelec, un hombre que moró allí durante un par de días luego de hacer lo malo ante los ojos de Jehová.

El motivo de ello, es que este hombre quiso quitarles la vida a sus hermanos por medio de personas a las que contrató para que hicieran el trabajo pesado por él.

Su objetivo consistía en hacerse con el reinado del pueblo de Israel sin tener la aprobación de Dios. De tal manera, decidió refugiarse un par de días en Ruma para que nadie sospechara de sus planes malignos.

Por todas estas razones, recibió un castigo y las personas que habitaban en poblaciones cercanas a Ruma como lo es el caso de Siquem, también se afectaron.

Pues, durante mucho tiempo sufrieron una lejanía espiritual con el Señor y sus estilos de vida no fueron los más favorables.

Todo esto, a pesar de que Siquem se conoce por ser una ciudad en la que vivieron miles de israelitas y en la que se dio paso al censo y a la creación de las tribus.

Sin embargo, el pueblo accedió a la coronación de Abimelec sin el permiso del Altísimo cerca de Ruma, se les consideró indignos de sus bendiciones.

Subir