Esceva significado bíblico

esceva

Definición. El significado bíblico de Esceva, es jefe judío de los sacerdotes que residían en la localidad de Efeso. Según el libro de los Hechos, engendró siete hijos, a los cuales, se les catalogó de exorcistas.

Cabe destacar, que a Esceva también se le reconocía como el príncipe de los sacerdotes, una posición privilegiada en la que se escogían a los miembros de las familias más pudientes del territorio de Jerusalén.

En esos tiempos, era común observar falsos profetas y exorcistas en la calle que se dedicaban a invocar el nombre de Jesucristo. Todo ello, con el propósito de eliminar los malos espíritus y de esta forma, imitar sus acciones curativas sobre la tierra.

Los hijos de Esceva

En la antigüedad, los judíos solían viajar de una ciudad a otra para dedicarse al oficio de exorcistas, como lo fue el caso de los hijos de Esceva. Quienes, clamaban el nombre de Cristo y del apóstol Pablo una vez que se encontraban con una persona poseída por el espíritu del maligno.

Dentro de las sagradas escrituras, vemos un relato en donde los hijos de Esceva salieron pavorosos de una casa en la que intentaron desafiar a una entidad del mal. Después de ello, se esparció la historia en Efeso y sus habitantes tuvieron miedo.

Razón por la cual, el pueblo de los griegos y los judíos que aún no creían en Cristo, comenzaron a hacerlo. Honrando su nombre y confesando los pecados que los condenarían al castigo eterno. Ya que, se percataron de que el mal existe y que no se salvarían a menos que revelaran sus secretos más temidos.

Sin embargo, para echar afuera demonios lo más relevante consistía en desarrollar una relación estrecha con el Eterno. Teniendo a la par, fe y devoción al obtener la fuerza y la protección que se requería y así, hacerlo con éxito y no de la manera en que les sucedió a los hijos de Esceva.

Esceva como sacerdote

Por su parte, Esceva fue un hombre judío que desempeñó un papel importante en los miles de iglesias y ministerios que encontramos en la actualidad. Dado que, su ejemplo religioso persistió dentro de las generaciones y su tradición agradó al Padre Celestial.

De hecho, los hijos de Esceva contaban con prestigio en la ciudad gracias a la buena reputación de su progenitor. Una persona que conocía bien las escrituras y que les enseñó a seguir los estatutos y ordenanzas del Altísimo.

Subir