Baluarte significado bíblico

baluarte

Definición. El significado bíblico de Baluarte alude a, fortificación, cerco. También, se refiere a, rampa, defensa o muralla reforzada. Permite soportar algún ataque. Funcionaba a modo de una empalizada para el resguardo de un territorio. Pero también tiene una connotación religiosa, se empleó como un símbolo de la religión.

Baluarte en tiempos de guerra

Esta expresión denota una protección. En épocas de conflictos bélicos entre naciones, era necesario disponer de una torre, como estrategia militar. Esto permitía visualizar el objetivo y poder atacar al enemigo desde una posición alta. También refiere a un aspecto específico de la muralla, pero con el mismo propósito, brindar protección en la batalla.

La nación de Israel, en muchas ocasiones, debió hacer frente a los ataques de los pueblos y localidades opositoras. En las ciudades de asedio, los israelitas tenían que construir baluartes o cerco de sitiar. De estructura ese modo, podía fortalecer el lugar donde se ocultaban e idear plan de combate. Ese baluarte les daba protección, en medio del conflicto.

Esta muralla, las construían con estacas puntiagudas o como empalizadas. Por lo general, utilizaban árboles para tallarlas y edificarla. Además, empleaban cúmulos de piedras o tierra para reforzar la zona ante la arremetida. Con esto formaban una pendiente y demostraban, que no se rendirían tan fáciles y que responderían a las agresiones.

Alegoría religiosa del término Baluarte

Tal como un baluarte o defensa brinda protección en las luchas, en sentido religioso, también es un resguardo. En la Biblia se compara el buscar a Dios como una fuente de refugio. Porque bajo el cuidado del Altísimo, nadie lo hará tambalear. Además, es un muro que ningún adversario derrotará.

Por lo que podrá superar cualquier dificultad. La muralla le indica al enemigo un límite que no puede sobrepasar. De igual modo, si la persona permanece cerca de Dios, al cumplir sus mandamientos y adorarle como él exige, esto alejará, al diablo. Alrededor está el cerco protector de Jah.

Mantenerse detrás de ese baluarte de origen divino, es hoy día más necesario. Las escrituras animan a buscar a Dios y él les dará su protección. Si se dispone de una buena defensa espiritual, no se creerá en los razonamientos engañosos que promueve el diablo acerca de Dios.

Job, un siervo fiel del pasado, por experiencia supo que las palabras de los sabios son un baluarte de barro. Carecen de fundamento. Disponer de la guía de Jehová es un muro inquebrantable, donde se brinda protección del naufragio espiritual.

Subir