Asenat significado bíblico

asenat

Definición. El significado bíblico de Asenat, es una de las hijas del sacerdote de On. Sus registros figuran dentro del libro del antiguo testamento, de forma específica en el Génesis. En donde, se nos indica que el faraón se la entregó a José por esposa.

Todo ello, aconteció cuando se encontraba en Egipto. Siendo así, que tiempo más tarde diera a luz a dos varones. Los cuales, se reconocieron por Efraín y Manasés, cosa que ocurrió antes de que se desencadenaran las plagas y los eventos más catastróficos de la Biblia. Un ejemplo de ello, fue la hambruna que azotó al pueblo.

Por su parte, el término Asenat viene del hebreo Âsenath que se traduce como aquel adorador de Net. Sin embargo, se dice que esta es una modificación que se realizó al nombre femenino egipcio Ns-Nit, pero sus significados no varían. Pues, hacen alusión a su pertenencia hacia la figura de una deidad.

Asenat y Potifera

Ahora bien, Potifera fue el suegro de José y un sacerdote que brindaba culto al dios Ra. Es por ello, que oficiaba sus servicios en On, una localidad que se caracterizaba por este tipo de ideología.

De hecho, en la actualidad diversos arqueólogos descubrieron varias inscripciones en donde figura su nombre.

Por otra parte, Portifera conocía muy bien al faraón, y este tuvo un plan para que José se convirtiera en un egipcio por el resto de su vida.

Pues, deseaba erradicar por completo sus costumbres hebreas porque le tenía en alta estima. Siendo así, que incluso, le catalogara como un verdadero hombre dispuesto a servir con gratitud a la nación.

Entonces, el faraón le otorgó a José diversos privilegios, le cambió su nombre y como premio, le dio a Asenat para que fuese su esposa.

No es un secreto que esta mujer contaba con grandes atributos físicos que la hacían muy bella. Además, esto se consideraba un honor por ser la hija de Potifera, uno de los sacerdotes más relevantes de la época.

La razón es que, la casta a la que pertenecía el padre de Asenat, contaba con un rango elevado en Egipto. Se trataba de gente con vastos conocimientos del mundo, muy sabios y con amplios estudios.

No obstante, ni el faraón ni sus hombres tenían idea del Dios de Israel. Y por aquellos tiempos, José fue para allá con el propósito de salvarles. Pese a ello, ninguno creyó y se opusieron a los designios de Jehová.

Subir