Aholiba significado bíblico

aholiba

Definición. El significado bíblico de Aholiba es 'Mi tienda de adoración está en ella'. En las Santas Escrituras, dicha expresión hace alusión a una mujer ficticia que Jehová Dios utiliza para enseñar una lección. Esta palabra solo se halla en el libro de Ezequiel, y procura presentar lo que les iba a ocurrir tanto a Judá como a Israel por su infidelidad.

Historia del Aholiba

El relato que habla de esta mujer se halla en el capítulo 23 de Ezequiel. En ella se cuenta Aholiba representaba al reino de Judá, y su hermana Oholá al de Samaria. Antes, se habían dedicado a la prostitución en Egipto. Ellas se representan como esposas de Jehová, y tuvieron hijos.

Aholiba era la menor. El relato cuenta que estas hermanas comenzaron a prostituirse mientras aún eran de Jehová. La primera en hacerlo fue la mayor, y lo hizo con sus ‘amantes’, los asirios. Se describe a estos como gobernadores con prendas de la realeza y muy atractivos, montados a caballo. Además, eran los más selectos y sus ídolos. El relato cuenta que los deseaba con pasión.

Al ver esto, Jehová la castigó entregándola a los Asirios, quienes la humillaron, capturaron a sus hijos y los mataron. Sin embargo, cuando Aholiba vio esto no aprendió la lección, sino que más bien imitó a su hermana. Y lo que es peor, se volvió mucho más pervertida y lujuriosa que la de Oholá.

Siguiendo el mismo camino, se prostituyó con los hijos de Asiria. Sin embargo, a diferencia de su hermana, ella vio imágenes de caldeos y también los deseó. Así que terminó acostándose con los Babilonios. Al ver esto, Jehová la abandonó; pero eso no la detuvo, sino todo lo contrario.

La profecía continúa mostrando cómo la indignación de Dios crece tanto que se asquea de Aholiba, se aleja y la condena. Le dice que la va a abandonar en manos de los babilonios, y ellos la maltratarán, abusarán de ella y luego la desecharán.

Datos relevantes sobre la profecía de Ezequiel

Este relato, aunque fue contada en forma de historia, muestra una realidad que ocurría entre el pueblo de Dios. A pesar de todo lo que él había hecho por ellos, no le dieron gratitud. Más bien, se volvieron idólatras, e hicieron muchísimas de las cosas que él odiaba con mucho gusto y deseo. Por todo esto, Jehová castigó tanto al reino de Samaria como al de Judá.

Subir