Ahiézer significado bíblico

ahiezer

Definición. El significado bíblico de Ahiézer es un ayudante. Los israelitas que llevaron ese nombre, hicieron honor a su definición, por su actitud colaborada. Siempre estuvieron dispuestos a asistir a los siervos de Jehová y a quienes llevaban la delantera en la adoración pura.

¿Cómo llegó Ahiézer a estar entre los hombres de Moisés?

Al salir de Egipto rumbo a la tierra prometida, Moisés realizó un registro de toda la población que componía la nación. Se contó a los hombres mayores de 20 y que podían servir en el ejército. Además, se estableció a todos los que representarían a las tribus.

De la familia de Dan, se escogió a Ahiézer, hijo de Amisadái, para ser la cabeza de la casa paterna. Esto ocurrió un año después del éxodo. Debido a su responsabilidad, ayudó a Moisés a culminar el censo. Esta información valiosa le permitió a este caudillo a poder determinar la cantidad de personas que tenía la nación.

Jehová le indicó a su portavoz que debía dividir el pueblo por grupos. Cada uno estaría compuesto por tres tribus, estos se ubicarían en un lado diferente. La finalidad era que los hombres pudieran proteger a los niños, mujeres y a los más débiles. Además, debían resguardar todos los implementos del tabernáculo y a quienes los llevaban.

Ahiézer dirigió a su división, que se encontraba en la retaguardia. Por esta razón, debía decidir entre los hombres más valerosos y fuertes de su familia para que se prepararan al ataque de cualquier mercenario. Asimismo, cuando se inauguró al altar del tabernáculo, él se encargó de llevar la ofrenda.

¿De qué manera David y Ahiézer llegaron a ser compañeros?

En la época en la que David se encontraba huyendo del rey Saúl, varios israelitas estaban inconformes con su gobernante. Por eso, muchos de ellos se unieron al nuevo ungido de Jehová para combatir contra el monarca. Entre estos estaba Ahiézer, el hijo de Semaá el guibeatita.

Este era un jefe de la familia de Benjamín, aunque eran parientes del Saúl, se aliaron con David. A ese grupo se le conocía por sus habilidades con ambas manos. Podían lanzar piedras y flechas sin esquivar el blanco. A este ejército se agregaron otras casas que estaban en disputa con el monarca.

Los hombres estuvieron dispuestos a dar su vida por el nuevo rey y lo acompañaron en las batallas. Nunca se apartaron de su lado, a pesar de que no tenían comida, agua o un techo donde descansar.

Subir