Abec significado bíblico

abec

Definición. El significado bíblico de Abec, es hombre hebreo a quien se le designó la misión de vigilar los asuntos que tenían que ver con Babilonia. Sus relatos aparecen en el libro de Daniel, aunque su nombre no se repite numerosas veces.

Por su parte, el término Abec viene de la raíz hebrea avedhnegho, que se traduce como siervo de Nego o sirviente de luz.

Abec y la provincia de Babilonia

En los tiempos antiguos, existieron tres judíos a quienes se les nombró como siervos de la provincia de Babilonia. Sin embargo, sus acciones no eran las mejores ante el rey, porque desobedecían, no acataban órdenes y no estaban dispuestos a adorar deidades paganas.

Es por ello, que esta información se le hizo llegar a Nabucodonosor, el cual, se enfureció y mandó a traer frente a sí. Cuando Sadrac, Abednego y Mesac vinieron, les dijo que si no se arrodillaban a adorar la estatua de oro que el construyó, les lanzaría al horno y los condenaría por el resto de sus días.

Así pues, estos hombres no le dieron explicaciones, porque sabían que Jehová estaría con ellos. De lo que sí estaban seguros, es que no adorarían deidades paganas ni se arrodillarían ante su estatua. Una vez que se les ató en el horno de fuego, el rey no tuvo compasión de ellos.

Sin embargo, cuando Abec y los demás se acercaron para ver lo que acontecía, se percataron de que los tres varones de Dios estaban intactos. Pues, no tenían ni un solo rasguño ni quemadura alguna sobre sus cuerpos.

Estos eventos llamaron la atención de Nabucodonosor, que se acercó al horno y les mandó a que salieran. Luego, bendijo al Dios de Sadrac, Abednego y Mesac, por el milagro que sus ojos presenciaron. A partir de allí, dio la orden de adorarle solo a Él porque era el único salvador.

Es así, como Abec y los demás que vigilaban los asuntos de la provincia de Babilonia se liberaron del fuego del horno ardiente. Y el rey decidió mandarles a ocupar cargos mejores.

Abec y su ejemplo

Es importante señalar, que Abec fue uno de los hombres que siempre estuvo al servicio del Señor. Sus acciones y valores morales nunca se corrompieron por los deseos carnales, las tentaciones y la invitación a postrarse ante otras deidades que no eran verdaderas. Gracias a su fe, Dios le recompensó con sus múltiples bendiciones y la promesa de la vida eterna.

Subir