Verdadero significado bíblico

verdadero

Definición. El significado bíblico de verdadero, es que procede de la verdad. Asimismo, se le asocia con la palabra real, sincera o fiel.

El término verdadero engloba sentimientos genuinos por parte de Dios y de los hombres. Demuestra la autenticidad de las cosas y está en contra de las falsas promesas o estatutos. En los tiempos antiguos, se ligaba de manera íntima con el Eterno, demostrando que solo Él es digno de poder y de gloria.

Por su parte,  la palabra verdadero tiene que ver con las acciones de los hombres. Pues, el Padre Celestial espera que sus hijos hagan todo el tiempo lo correcto. Desea que su comportamiento sea recto ante sus ojos y que no mienta o repercuta de manera negativa a sus semejantes.

Verdadero y los apóstoles

Solo los justos son verdaderos y podrán alcanzar el reino de los cielos. En el Nuevo Testamento, Jesús se presenta como un ser bondadoso que concede el perdón de los pecados y da a conocer la palabra de su Padre.

Es por ello, que los apóstoles que le acompañaron durante su paso sobre la tierra, se enfocaron en transmitir su mensaje verdadero. Por ejemplo, en San Juan podemos ver varios versículos que nos indican la fidelidad de los testimonios de la época.

Se nos dice que Jesús es el hijo verdadero de Dios y que su corazón está libre de pecado e injusticia. Solo él es la luz del mundo y los fariseos nunca podrán emitir falsos testimonios en su nombre. Además, los evangelistas involucran todo en las sagradas escrituras con el firme propósito de que creamos, tengamos fe y nos salvemos.

Esto podemos observarlo en 1 Juan 5:20 'Más nosotros sabemos que el descendiente del Señor vino a la tierra y nos concedió el entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el que, en su Hijo Jesucristo. Quien representa a Dios y la vida eterna.'

Ser verdadero ante Dios

Hoy en día, vivimos en un mundo en donde muchas personas no piensan en la fe hacia el Todopoderoso. Sienten desconfianza y no conocen que el amor del Padre es verdadero. Es por ello, que es esencial hablarles y hacerles entender su mensaje.

Además, para ser verdadero a los ojos del Eterno, debemos ser buenos hijos y decir siempre la verdad. De tal modo, obtendremos sus múltiples bendiciones, mucha sanación, libertad y el camino despejado hacia la vida eterna.

Subir