Postrarse significado bíblico

postrarse

Definición. El significado bíblico de postrarse es inclinarse de rodillas, para adorar o suplicar. Este acto de reverencia puede hacerse a un Dios o una persona, por ejemplo, a un gobernador.

¿Qué papel jugo postrarse en tiempos antiguos?

En la Biblia el postrarse se encuentra relacionado con la adoración a Jehová. Y puede hacerse de diferentes formas. Una postura muy común, era estar de rodillas sobre la tierra. Inclinarse hacia adelante, apoyándose con los miembros superiores. Y tocando el suelo con la cabeza. Cuando la persona estaba muy agobiada de problemas, llegaba al punto de acostarse sobre la tierra.

También había casos donde la situación era extrema y podían vestirse de saco. Los pueblos vecinos cuando rendían cultos a sus dioses falsos solían postrarse ante ellos. Existían otras maneras de mostrar adoración a Jehová. Orar de pie era una, Jesús el hijo del creador. Siempre la utilizo, de una forma respetuosa.

Extender las manos hacia los cielos. Fue característico de muchos Reyes del pasado. Cuando salían victoriosos de una batalla. El término postrarse no se relaciona nada más a lo religioso. En una ocasión, Mardoqueo no quiso postrarse ante Hamán. No porque fuera censurable. Si no que, era descendiente de los amalequitas. A quienes se había maldecido.

En la Biblia se encuentran muchos, relatos de siervos del pasado. Que cuando predicaban a otras personas. Usaban posturas o ademanes. Existen hoy día, culturas o países que suelen ser muy expresivos al momento de hablar. Entre las que se puede, mencionar, están las personas del Medio Oriente.

¿Qué papel juega postrarse hoy día en el servicio a Dios?

En la antigüedad era costumbre, realizar una serie de posturas para adorar a Jehová. Esto ha llevado a muchos a venerar imágenes y rendirle culto. Bien sea postrándose o con ciertos gestos. Jehová desea que se le adore a él solo. Exige devoción exclusiva, ya que es el creador de todo el universo. Y decide como se le va a servir.

Él no requiere de una posición en específico para que escuche las oraciones de los que sufren. Con tal, que se haga de corazón. A él le agrada que se comuniquen, con él, a través de súplicas, ruegos. Y en el momento que Dios lo considere. Oportuno dará respuesta a nuestra solicitud. Se debe tener paciencia y confiar. Que nos escucha y quiere. Como un padre amoroso a su hijo amado. Y lo trata con cariño.

Subir