Oveja significado bíblico

oveja

Definición. El significado bíblico de oveja corresponde a un animal mamífero que tiene una relación con los cabríos y los corderos. Desde tiempos remotos este noble animal ha estado en la tierra, ha sido descrito en las sagradas escrituras.

El origen de ella se debe a la lengua griega. Siendo 'probatón' la base, tiene una descripción de: algo cuyo andar es hacia delante. Lo que en términos de relación se ajusta a una de este grupo.

La oveja es uno de los animales que estuvo presente en la embarcación de Moisés durante el diluvio. Su lana tiene distintos tonos blancos, negros y pardos.

Hay muchos tipos de especies dentro de este género y suele considerarse como uno puro. Las que se conocían en el antiguo y nuevo testamento eran las de palestina y de aquellas que provenían de países nórdicos.

Las diferencias que hay para distinguirlas entre sus razas son marcadas, ella no posee cuernos y su cola es frondosa. Las de otro tipo, tienen una serie de características como los cachos retorcidos y mayor tamaño.

¿Por qué a los hijos de Dios les llaman ovejas?

La Biblia siempre ha hecho diferentes analogías de los creyentes como parte de un rebaño 'ovejas'. Para entenderlo, comprender que la rama del catolicismo, los dirigentes de un culto, tienen un nombre 'pastores'.

Esto haciendo referencia a que son quienes orientan o guían a un grupo de ovejas. Estas últimas son todas las personas que acuden a su predicar en busca del acercamiento a Dios.

Debido al suave carácter y forma de seguir los designios del señor, es que cada individuo es una oveja. Además de que este animal requiere de bastantes cuidados.

Esto se puede comparar al hecho de que el hombre para no perder el camino debe estar atento y refugiarse en sus líderes espirituales, evitando caer en tentación.

Hay otras similitudes por las cuales se nos compara con ellas. Una oveja no vive sola, lo hace en rebaño, tal como las personas que requieren de grupos para sobrevivir.

Y también son vulnerables por la poca capacidad de vista que tienen. Tal como los seres humanos, lo que les hace convertirse en una presa fácil para las manos del mal.

Todo esto bajo un sentido figurado y por ello es que Dios toma la imagen de nuestro pastor para cuidar de sus ovejas.

Subir