Naas significado bíblico

naas

Definición. El significado bíblico de Naas, es nombre que les perteneció a varios personajes que aparecen dentro de las líneas del viejo testamento.

En primer lugar, tenemos que fue uno de los tíos del rey David. A quien, se le menciona en el segundo libro de Samuel 17:25 de la siguiente manera.

'Y Absalón nombró a Amasa jefe del ejército en lugar de Joab. Y este era vástago de un varón de Israel llamado Itra, el cual se llegó a Abigail hija de Naas, hermana de Sarvia'.

Asimismo, se nos menciona que los descendientes de tal mujer fueron tres y entre ellos también estaba Asael y Abisai.

Naas el rey de los amonitas

Por su parte, sabemos que Naas fue un personaje relevante para el grupo de los amonitas, quienes le consideraban por su rey.

Sin embargo, este hombre tenía la mala reputación de ser vil y cruel. Además, el clan que le seguía se caracterizaba por las peleas que mantenían de forma constante en contra del pueblo de los israelitas. Todo ello, se debía a las disputas por las tierras de Gaalad.

Así pues, vemos este nombre en el siguiente versículo de 2 Samuel 10:2 'Y David le dijo: Yo haré misericordia con Hanún hijo de Naas, así como su padre la hizo conmigo. Entonces, envió a sus siervos con el fin de que le consolaran por su progenitor. Y así llegaron a la tierra de los de Amó'.

Naas y Jabes de Galaad

Por su parte, tenemos que Naas fue uno de los que acampó contra Jabes de Galaad. Pues, los ancianos le dijeron que trazara alianzas con ellos para que les sirvieran.

Sin embargo, tal personaje fue pernicioso en sus deseos. De tal manera, les dijo que si querían que las cosas fueran así, tenían que sacarse el ojo derecho y colocarlo delante del pueblo de Israel.

Ante semejante petición de Naas, los ancianos de Jabes se sintieron inquietos y aturdidos. Es por ello, que le pidieron que se les concediera un lapso de siete días en los que podrían comunicar tal mensaje al pueblo de Israel.

Es así, que cuando la población escuchó esto, se sintió devastada y lloraron de manera amarga. En este sentido, Saúl salió al encuentro y al ver que los israelitas no se consolaban, les preguntó el porqué de su llanto.

A lo que, le comentaron lo que Naas les dijo a los ancianos de Jabes. Luego de ello, el espíritu de Jehová se advino sobre él y su ira termino por encenderse.

Subir