Carne significado bíblico

carne

Definición. El significado bíblico de carne es un término con connotación pecaminosa, aunque también tiene otras acepciones en las sagradas escrituras. Es uno de los vocablos que más aparecen en la palabra de Dios y contextualiza varias situaciones importantes. En otras ocasiones sí se interpreta de manera más literal, haciendo referencia a proteína animal y alimentos.

¿Dónde aparece esta palabra en la Biblia?

El vocablo 'carne' lo podemos encontrar en gran parte de los libros que conforman la sagrada escritura. Es mucho mejor analizar aquellos más relevantes que le dan sentido al relato bíblico. Por ejemplo, en el Antiguo Testamento se destaca la palabra en Isaías 40:5: 'Se revelará la gloria del Señor y la verá toda la carne'. El significado del pasaje va más inclinado a generalizar a los seres creados.

Este concepto similar se registra también en Jeremías 17:5: ¡Maldito quien confía en otro hombre y busca su apoyo en la carne! En otras traducciones se cambia el vocablo por fuerza humana, haciendo entender que la intención original es referencia hacia el hombre. Sin embargo, otros interpretan que el término ‘carne’ en esta expresión se acerca más al pecado, aún suele haber debate en este fragmento.

Por otra parte, en el Nuevo Testamento, el simbolismo del vocablo si se relaciona de manera directa con lo pecaminoso y el deseo. Aunque en la primera carta de Juan se habla que 'quien reconoce que Jesucristo vino en carne mortal, pertenece a Dios'. En este fragmento se hace referencia al vocablo hacia una acepción física y de presencia del hijo del Padre.

A pesar de estas expresiones, se suele dirigir el término a actos sexuales impuros, aunque en realidad el concepto es más amplio. En Gálatas 5:19-21 se afirma que: '… las obras de la carne son: fornicación, indecencia, libertinaje, idolatría, superstición, envidia, coraje, borracheras y cosas semejantes'. Esto quiere decir que la carne es todo aquello que es deseoso y afectivo, pero que va en contra de Dios.

¿Qué simboliza la carne en nuestra vida?

Este término se puede encasillar en todo aquello que solo nos interesa a nosotros mismos y que desagrada al Señor. El Creador nos ha dado la libertad de hacer lo que queramos, pero tomando responsabilidad de nuestros actos, por eso es importante controlar los impulsos. Debemos siempre poner en primer plano al Espíritu Santo en contraposición a la carne, lo cual también se concibe como la naturaleza pecaminosa del hombre.

Subir