Boanerges significado bíblico

boanerges

Definición. El significado bíblico de Boanerges, es palabra proveniente del arameo que se traduce como hijos del trueno. En los tiempos antiguos, se designó de este modo a Jacobo y a Juan, quienes eran descendientes de Zebedeo, un pescador judío reconocido.

Por su parte, el término Boanerges se lo otorgó Jesús a estos dos discípulos el día que los seleccionó para ser miembros de sus apóstoles. Es por ello, que se le dio a conocer como un apodo. El cual, suponía la elocuencia de tales hombres o su disposición para el servicio.

Sin embargo, se dice que Jacobo y Juan se ganaron el apodo de Boanerges porque eran diferentes. De hecho, la madre de ambos sintió orgullo cuando supieron que seguían a Cristo. Pues pertenecían a la corte de los ministros del Señor.

Los hermanos Boanerges

El día que Jesús llamó a los doce que serían sus apóstoles para que predicaran su palabra y siguieran las ordenanzas del Padre, cambió los nombres de algunos. Por ejemplo, a Simón lo reconoció como Pedro y a Jacobo  y Juan quienes eran hermanos, les dijo Boanerges, los hijos del trueno.

Puesto que, las tormentas eléctricas se relacionaban bien con cada una de sus personalidades. De tal modo, podemos decir que los hermanos eran autoritarios. En el caso de Juan, sobresale la historia de un falso profeta que estaba expulsando demonios en nombre de Jesús. Así pues, de inmediato se lo prohibió y demostró su compromiso con la tarea que le encomendaron.

Asimismo, tanto Juan como Jacobo eran orgullosos e impulsivos, porque en vida le pidieron a Cristo que deseaban reinar en el cielo. A pesar de que no sabían el sacrificio que el Señor haría y del cual ellos no serían capaces. Por esta razón, varios de los discípulos se molestaron e incluso, dijeron que eran hombres que solo pensaban en sí mismos.

Boanerges hijos del trueno

Jesús sabía de antemano el carácter de Juan y Jacobo antes de otorgarles el apodo de Boanerges. A pesar de que sus comportamientos eran un tanto ambiciosos y estaban lejos de alcanzar la divinidad, sufrieron una transformación.

Es por ello, que los hermanos Boanerges se volvieron en discípulos dignos del Señor, porque tuvo paciencia con ellos y sabía que se transformarían de manera positiva. Con el paso del tiempo, dejaron atrás ese apodo.

Además, Juan se volvió en uno de los apóstoles más amados por parte de Jesucristo, convirtiéndose en uno de sus preferidos.

Subir