Ayuda significado bíblico

ayuda

Definición. El significado bíblico de ayuda, es prestar auxilio o socorro al prójimo. También, se le relaciona con la acción de ser fiador económico de alguien. La expresión servía al garantizar el cumplimiento de una deuda a través de bienes materiales o prendas.

Vídeo sobre el significado bíblico de Ayuda

En el libro de los Proverbios, prestar ayuda en modo de fianza no era bien visto. Ya que, muchas personas no se comprometían y terminaban acumulando más deudas.

Dentro del Viejo Testamento, los actos de ayuda aparecen numerosas veces para favorecer a los menesterosos. Los hombres de la antigüedad, solían prestar su asistencia a las personas que carecían del pan con el que comer en su día a día.

Además, se evidencian los pedidos de ayuda por parte de los profetas que padecían alguna enfermedad y deseaban que Dios atendiera a sus súplicas.

Ayuda espiritual

Por otra parte, la palabra ayuda se usa de manera metafórica en la Biblia. Más que todo, cuando las personas confrontaban situaciones de adversidad y no sabían cómo enfrentarlas. Es por ello, que luego de reflexionar, se daban cuenta de que el Padre Celestial estaba presente y pensar en Él, les traía consuelo.

La presencia de Dios era la mejor ayuda porque reconfortaba a los hombres en los tiempos más difíciles. Les recodaba el amor incondicional y la fidelidad de sus promesas. Todo esto, los impulsaba a sentirte seguros y confiados en las manos del Padre.

La ayuda de Jesucristo

En el Nuevo Testamento, tenemos un montón de acciones plasmadas en los versículos de los apóstoles que demuestran la ayuda que Jesús prestó al prójimo. Su paso por la tierra fue maravilloso y les devolvió la luz a aquellas personas que no creían y que se condenaban por sus pecados.

Jesús representó la liberación eterna y ofreció su vida como sacrificio para ayudarnos a nosotros. Limpió con su sangre todos los pecados de la tierra y las abominaciones de los hombres y así concedernos la inmortalidad dentro del reino de los cielos. Su figura como siervo público es incomparable.

Por estas razones, cuando Jesús vino al mundo, miles de personas acudían a su presencia en la búsqueda de ayuda. Bien fuera para recobrar su visión, curarse de sus padecimientos, volver a escuchar o convertir su corazón al Señor.

No es un secreto que las personas, incluso, eran capaces de viajar grandes distancias cuando se enteraban que Jesucristo estaba realizando sus obras, porque deseaban obtener ayuda y beneficiarse con sus actos.

Subir