Aposento significado bíblico

aposento

Definición. El significado bíblico de aposento se refiere a un lugar pequeño donde se puede dormir y descansar. Allí se suele tener encuentros cercanos con Dios mediante la oración. Sin embargo, dependiendo del contexto, es posible que represente otro concepto. No es una palabra que aparezca muy seguido en la Biblia, aunque es un vocablo muy común en el vocabulario de dicho libro.

Menciones del término aposento en la palabra de Dios

Este vocablo aparece en ciertas ocasiones puntuales. Por ejemplo, en los evangelios según San Marcos y San Lucas se habla sobre la preparación de la última cena. 'El Maestro manda a decirte: ¿Cuál es el aposento donde comeré la Pascua con mis discípulos?' (Lucas 22:11). También se puede encontrar en los capítulos relacionados con la traición de Judas.

En Hechos 1:13 se hace una referencia explícita de la palabra como un lugar privado para conversaciones cerradas o ritos íntimos. En otras acepciones se denominaba 'aposento' a cuarto de invitados o también de una sola familia unida.

¿Qué otra interpretación tiene aposento en las sagradas escrituras?

Dependiendo de la versión y traducción al español de la palabra de Dios, podremos encontrar términos relacionados con habitación y pieza. Además, en versiones más antiguas, 'aposento' está presente en contextos como celebraciones, banquetes y cenas. Por otro lado, se ha usado la palabra para referirse a cuartos escondidos o secretos.

El término puede relacionarse al vocablo 'Lishkah', el cual se entiende como un lugar para realizar sacrificios o acciones divinas. Además, aparece casi 50 veces en el Antiguo Testamento. Las casas más viejas no se dividían en cuartos y el espacio era completo. A partir de esa definición se podría interpretar dichos hogares como aposentos con base en traducciones más literales.

En la actualidad el término ha recibido varios significados en el ámbito religioso. Algunas iglesias pentecostales emplean la palabra en el nombramiento de eventos de ayuno. Otros cristianos refieren su uso para hablar sobre ofrendas y pláticas íntimas con el Creador. En resumen, el aposento es un lugar donde hay entrega, oración, estudio de la palabra y conexión individual o colectiva con el Señor.

Además, no solo hay que pensar en un lugar físico, sino también espiritual. Todos debemos tener un aposento interno para dar alabanza y pedir intercesiones por parte de Dios todopoderoso. Visitar esa zona con frecuencia nos ayuda a crecer, entender situaciones, pensar con sentido y permitir que el Padre nos guíe.

Subir