Aner significado bíblico

aner

Definición. El significado bíblico de Aner, es hebreo que era hermano de Mamre el amorreo. Se trata de un hombre que tuvo vínculos estrechos con Abraham y que estuvo presente cuando se realizó el escape de Lot.

Por su parte, a Aner también se le conoce como un lugar que figura dentro del Antiguo Testamento. Era una ciudad que se localizó en el territorio de Manasés y que más adelante, formo parte del clan de los levitas. Y que a la par, hizo que se generara la descendencia de los hijos de Coat.

El pacto entre Aner y Abraham

Aner fue vecino y aliado de Abraham durante el tiempo en el que se residenció en Mamre. Este cananeo junto a sus hermanos se formó como un confederado. Esto quiere decir, que eran dueños del contrato en el que se vincula a una federación de hombres que están al servicio del Señor.

Dentro del acuerdo que Aner pactó con Abraham, sobresalían elementos que se centraban en la coexistencia pacífica entre los miembros de la comunidad. Tales sucesos acontecieron en el tiempo de Lot y era importante estar al tanto de los cinco reyes que lo tomaron bajo cautiverio.

Así pues, cuando el sobrino de Abraham estuvo en problemas, Aner entro en acción con la participación de trescientos siervos más que se adiestraron para el combate. Razón por la cual, salieron desde el terreno de Mamre hasta Damasco. Con todo ello, consiguieron la victoria y dieron gloria a Dios.

Después de tales acontecimientos, Abraham dejó que sus confederados tomaran su parte como recompensa a la participación que desempeñaron. Siendo así, que Aner fuera uno de estos jóvenes que agradó a la presencia del Señor e hizo lo correcto ante sus ojos.

Aner y Lot

Antes de que se diera la batalla, hombres ajenos a la voluntad de Dios apresaron a Lot, quien era sobrino de Abraham. A pesar de que Aner no tenía por qué cargar con la penitencia de los demás, decidió ayudar al prójimo que Dios colocó en su andar.

Luego de estos eventos, Aner recuperó su camino. Mientras que Lot, escogió la llanura del Jordán y se dirigió al Oriente. Pues, desde allí sintió la paz que el Creador le inspiraba. Así, se separó de Abraham, su tío, quien acampó en la tierra de Canaán según los designios que el Señor preparó para él.

Asimismo, el Eterno bendijo a Aner y a Abraham por enfrentar el conflicto que se presentó con los reyes y que ponía en riesgo su espiritualidad.

Subir