Amón significado bíblico

amon

Definición. El significado bíblico de Amón, es nombre perteneciente a varios de los personajes que aparecen a lo largo de las sagradas escrituras. Tal término proviene del hebreo Ammón que se traduce como fiel, verdadero o constructor.

Por su parte, la mayoría de registros que se tienen de Amón, aparecen en el primer libro de los reyes y en el de las Crónicas. Se le conoció como el sucesor del rey Manasés y padre también de un hombre llamado Josías.

Un personaje que tuvo una connotación negativa en las sagradas escrituras porque desobedeció a Jehová y se le dio muerte luego de dos años de su reinado.

Sin embargo, en el Génesis se nos mencionan los orígenes más antiguos de un Amón a quien se le reconoció como el hijo de Lot. Se dice que fue el padre de los amonitas durante largo tiempo.

Por otro lado, tenemos que Amón también fue un gobernador de Samaria que tuvo relación directa con un profeta quien predijo la muerte de un rey. Mientras que en los registros del libro de Nehemías, se nos relata que se trató de uno de los sirvientes que vivió en la casa de Salomón y que obedeció a sus órdenes hasta el día de su muerte.

Amón y los egipcios

En otro sentido, Amón fue el nombre de una deidad de origen egipcio que aparece en los registros del Antiguo Testamento. Su calificativo se ligó a la ciudad a la que perteneció y en los capítulos de Jeremías, se nos dice que Jehová le castigó no solo a él, sino a la vez al faraón y a los pobladores que hacían caso a sus reyes.

Asimismo, en Nehemías 3:8 tenemos lo siguiente, 'Junto a ellos restauró Uziel hijo de Harhaía, de los plateros; y también Hananías, descendiente de un perfumero. Así dejaron reparada a Jerusalén hasta el muro ancho.' Tal versículo tiene relación con la ciudad Tebas, de origen griego y en la que gobernó Amón.

En cuanto a su ubicación, se sabe que se encontraba al sur de El Cairo y que en la actualidad se le llama con los nombres de Luxor y Karnak. Lo más resaltante de la dinastía tebea, es que Amón fue su Dios oficial y su sacerdocio tuvo gran éxito y gloria.

Pese a ello, más adelante se advino un tiempo de desolación que acabó con Amón, su principal gobernante, por medio del castigo eterno que Dios le confirió.

Subir