Magia significado bíblico

magia ilusiones

Definición. El significado bíblico de magia es la palabra utilizada para hablar de un acto para efectuar hechizos y encantamientos. Es un arte oculto que lo realizan ciertos individuos y que produce efectos que pueden ser sobrenaturales.

Magia en textos sagrados

El término magia en la Biblia se usa para hablar de una orden de sacerdotes provenientes de Persia. Estos hombres eran personas cultas y sabias que tenían conocimientos no vistos en esos tiempos.

Los persas estudiaban astronomía y adivinación. Materias que eran extrañas para la mayoría de la población antigua. De tal modo, que las acciones que ejecutaban parecían irreales para los demás y por ello, se le llamó magia.

Estos personajes llevaban a cabo prácticas religiosas al igual que los Levitas. Sin embargo, su adoración a Dios, provocó que tuvieran muchas preguntas, dudas e inquietudes. Por lo que centraron sus esfuerzos en aprender sobre las estrellas y los secretos ocultos con el fin de encontrar respuestas.

Observando los astros se dieron cuenta de que hay muchas más cosas como los fenómenos naturales. Así pues, también se prepararon en la adivinación de los sucesos, teniendo éxito y fama en todo el oriente medio.

De a poco comenzaron a decir predicciones sobre los futuros acontecimientos del mundo. Puesto que tenían el objetivo de prevenir desastres, peligros y riesgos. A lo que el resto de los países llamaron hacer magia.

Era usual que los monarcas, faraones y demás personas de poder contrataran a algún mago. Los tenían en su corte y de manera frecuente eran los ayudantes o consejeros de los mandatarios. Mediante la adivinación, los poderosos podían fijar el rumbo de su reino y decidir las acciones que harían.

Los Reyes Magos

Los tres sujetos que llegaron desde muy lejos a visitar al Niño Jesús en su nacimiento se les describen como magos. Estos eran sujetos muy intelectuales y de gran entendimiento que provenían de la región persa.

Se conoce que eran miembros del clan de los que hacían magia, porque su forma de llegar a Jerusalén. En este sentido, se guiaron en todo su camino por las figuras celestes, en especial una. La que hoy se conoce como la estrella de Belén.

Además, dejaron de regalos incienso y mirra, especias habituales en los procedimientos mágicos. Con el paso del tiempo, la palabra magia adquirió un aspecto negativo y connotación de cosas malignas. Hasta el punto que la biblia condena su uso y ejercicio.

Subir