Cocodrilo significado bíblico

cocodrilo

Definición. El significado bíblico de cocodrilo, es reptil Leviatán. Se trata de, una palabra hebrea que significa retorcido o enrollado. Además, es la descripción de una criatura depredadora y fuerte que muchos reconocen como temible.

De hecho, en los tiempos antiguos se le mencionaba ante el discurso que le dio el Señor a Job. En donde, le manifiesta particularidades del emblemático animal, por ser invencible y evitado por el hombre.

La palabra cocodrilo, expresa su desafiante fuerza, su poca compasión, el terror que emana al solo observar sus numerosos dientes. Su piel es una gran coraza impenetrable. No existe posibilidad de ser dominado y a nadie le teme.

El cocodrilo como reptil impuro

En la Biblia, se nos explica la gran variedad de animales puros e impuros, tanto terrestres como acuáticos. En Levítico 11:30, podemos apreciar lo siguiente 'Dentro de los animales que se arrastran sobre la tierra, el cocodrilo será inmundo para nosotros. No se podrá ofrecer en sacrificios, ni consumir su carne, mucho menos tocar su cadáver.'

Ahora bien, podemos comparar al cocodrilo con el orgullo y la soberbia del ser humano. Este aspecto nos muestra que no se gana nada con malas actitudes. Al contrario, es importante dar a conocer bondad, siguiendo los mandamientos y amando a Dios por sobre todas las cosas. Es por ello, que nuestro padre reprende a las personas presuntuosas, así mismo, da gracia a las humildes.

El faraón de Egipto y el cocodrilo

Cuando hablamos del cocodrilo, este representa lo que Jehová expresó en sus profecías contra las naciones extranjeras, en especial sobre el reino del faraón de Egipto. En el libro de Ezequiel, compara al mismo con el reptil, expresando y mostrando que las fuerzas del mal son siempre derrotadas. Y nos recuerda que un día destruirá toda la perversidad existente en la tierra.

Por lo tanto, nos enseña que aun cuando el faraón se creyó más poderoso, para Dios no era más que un cocodrilo que ensuciaba las aguas. Por ello, es importante destacar que todo aquel que desafía a nuestro creador afrontará tarde o temprano su juicio.

En pocas palabras, nadie se gana la misericordia del señor siendo un cocodrilo, es decir, realizando actos impuros y que vayan en contra de lo que él establece. Lo primordial, es ser una persona llena de buenos sentimientos colmados de humildad. De la misma forma, ser devotos, entre otras virtudes, y así, ganarnos vivir en el reino que nos promete.

Subir