Apostólica significado bíblico

apostolica biblia significado

Definición. El significado bíblico de apostólica quiere decir que el principio de la iglesia es Jesucristo. Conocido mediante el testimonio de sus doce primeros fieles, que fueron devotos a su voluntad y que dieron prueba de la divinidad sobre la tierra. Estos se conocen como 'apóstoles' quienes dejaron una sucesión de saberes y enseñanzas a su descendencia que es la misma iglesia.

En la liturgia de la palabra del Señor se profesa el acuerdo fraternal con el cristianismo original. Esto involucra la aprobación de los enigmas del reino de los cielos plasmados en las escrituras sagradas. La aceptación de la fe en los misterios de los libros canonizados y las tradiciones del sistema de estructura apostólica.

La misión apostólica

Cuando Jesucristo iba a elevarse a los cielos, dijo a sus misioneros que cumplieran la complicada, pero digna labor de predicar su palabra. Mandó a instruir a las naciones del mundo lo que él había proclamado en el cielo y en la tierra. Encomendó a los testigos de su gloria esparcir lo prescrito a las generaciones venideras.

Los textos bíblicos profesan que al Señor Jesucristo lo envió Jehová a impartir el mensaje divino. Luego es Cristo quien ordena a los apóstoles a evangelizar al pueblo. Ahora los hombres tienen el testimonio escrito, por ello los textos afirman que quien rechace la palabra, estará rechazando al mismo Dios.

La ardua tarea de promulgar los ideales divinos no es simple, Jesús invita a que la iglesia apostólica enseñe el evangelio a todo ser viviente. Esta ocupación no se extinguiría, en la actualidad sigue traspasándose a través de los siglos, como lo determinó la Bendita Providencia. Esto quiere decir que el ministerio de fieles no se ha limitado a los predicadores, sino que durará por toda la eternidad.

Tradición apostólica

La tradición apostólica se puede notar desde la vida de los discípulos, quienes acudían a personas que les colaboraran con ciertas tareas. A veces recurrían a ellos para que los suplantaran cuando no estaban, muchos individuos comenzaron a ser cómplices de lo encomendado. De esta manera, la práctica evangelista se fue extendiendo, delegando funciones y creando nuevos dominios.

Pablo pide al pueblo en un pasaje cuidar de ellos mismos y de todos los demás antes de irse de Jerusalén. En esta historia se ve la fuerza de la mano del Espíritu Santo, obrando a través de los apóstoles. Además, agregado al ímpetu y devoción de los mismos, se logró suscitar la continuación de esa alianza hasta el día de hoy.

Subir