Apartado significado bíblico

apartado

Definición. El significado bíblico de apartado, es irse de un sitio determinado hacia un lugar propio. También, se traduce como ir a un camino de vida diferente. Todo ello, se debe a las decisiones que toma una persona y que pueden resultar ser favorables o desfavorables en su vida espiritual. A su vez, representa la posesión de los hombres hacia algún designio divino.

Apartado y los estatutos del Señor

Una de las mejores formas de definir esta palabra, es por medio del siguiente versículo bíblico de Romanos 1:1 'Y entonces Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, se apartó para el evangelio de Dios.' Lo cual nos indica, que el Padre Celestial ya tenía un plan trazado desde el inicio de los tiempos de la creación.

Así pues, el Señor aparta a los hombres y mujeres para que sean pregoneros de su palabra de vida y del evangelio. Ser un líder espiritual y transmitir las enseñanzas de Jesús a los demás, es una tarea que demuestra la bondad humana. Así como, la santidad y la redención que están sujetas a la fe de los cristianos que esperan la llegada del Reino de los Cielos.

Si un hombre desea ser apartado y agradar a Dios, es importante que se redima y realice actos gratos enfocados en la santidad personal. También, es esencial que la codicia y los pecados de la tierra no lo alejen de una entrega consagrada al Señor.

Apartado de la perdición y del mal

Por otra parte, la palabra apartado nos identifica con los designios del mal de que ninguno de nosotros está exento. En la actualidad son muchas las personas que se ocupan demasiado en sus propios deseos, en la envidia y el egoísmo. Es por ello, que padecen de los problemas de la carne y caen en pecado para con Dios y la Iglesia.

Sin embargo, es posible pedirle al Padre que nos aparte de la escoria del mundo. Pasar todas las pruebas a los que nos someten las naciones y del fuego del infierno que podría acontecernos. Si somos temerosos y prestamos atención al evangelio, el Señor nos alejará de las garras del mal.

Si se quiere ser apartado y proclamado como siervo de Jesucristo, es importante repudiar las fuerzas opresoras que nos atañen. Buscar la verdad redentora y sumergirnos en ella, siguiendo el ejemplo de Pablo, quien fue un instrumento de Dios para revelar la santidad de su hijo amado en él.

Subir