Alto significado bíblico

alto

Definición. El significado bíblico de alto, es que se levanta en estatura. Sin embargo, el término posee diversidad de aplicaciones. Por ello, se hace necesario nombrar los lugares elevados, partes superiores de alguna cosa, pisos de una casa, entre otros.

En Samuel 9:2, se emplea esta palabra de la siguiente manera 'Tenía un hijo llamado Saúl, joven y de bella presencia, además de que sobrepasaba a todo el mundo en estatura'.

En otro caso se describe la longitud en los cachos de un animal, en el pasaje de Daniel 8:3. 'Levanté los ojos y vi el carnero que estaba delante del río. Tenía dos cuernos largos, pero uno más alto que el otro.'

Santuarios altos en la Biblia

Este lugar alto, era parte de la adoración, en altares levantados en terrenos como un valle. Estos se usaban en un principio para dedicar e idolatrar a falsos dioses y lo hacían entre los moabitas, tal es que se indica en ciertos de los pasajes de Levítico.

A su vez, estos santuarios en lo alto incluían un altar y un objeto sagrado, bien fuera una columna de piedra o un palo de madera de diferentes formas. Lo que, se identificaban con el artículo de redención como animales, constelaciones y dioses de la fertilidad.

De hecho, los israelitas llegaron a practicar la adoración a Moloc construyendo cultos altos para Baal. Aunque, Salomón edificó el templo de nuestro padre en Jerusalén y luego estableció lugares para sus esposas fuera de la ciudad.

No todos los sitios elevados se dedicaban a la idolatría, aun cuando fueron muy importantes en el culto israelita y la primera mención bíblica. De un sitio de adoración, más tarde se le llamó lugar alto, se encuentra en Génesis 12: 7 y 8, en donde Abraham construyó altares para Jehová y en alguno de ellos estaba dispuesto a sacrificar allí a su propio hijo.

Palabras de Dios

En la lírica de nuestro creador, podemos observar su sabiduría, en Isaías 57:15, donde nos pronuncia lo siguiente, 'Yo vivo en lo alto y me quedo en mi santidad, pero también estoy con el hombre arrepentido para reanimar el espíritu de los humildes y alentar los corazones nobles.'

Sin embargo, al él estar en lo alto, no es motivo de desánimo, puesto que, por medio de nuestros buenos actos y al seguir su ordenanza, podremos continuar adorándolo. Demostrando sincero pudor con el fin de llegar a obtener su misericordia, comprensión y bonanza.

Subir