Fidelidad significado bíblico

perro fiel hombre

Definición. El significado bíblico de fidelidad se refiere a una virtud que lleva a cabo el resguardo de las promesas. Una persona fiel goza de capacidad de compromiso, control y esfuerzo. Es una habilidad fundamental del amor, requiere de fuerza y perseverancia a través de las dificultades.

Cuando un grupo de personas comparten estos valores de forma recíproca, la manera de conservar dicho lazo es siendo leal. Una relación interpersonal requiere confianza y convicción, debe existir la voluntad en ambos sentidos. También se puede hablar de ser fiel a uno mismo, a la propia palabra y acciones, a las responsabilidades con los demás.

Ser fidedigno es honrar y dignificar, en cualquiera que sea el papel en que el individuo se desenvuelva, por ejemplo, amigo, esposo o hijo. En un sentido amplio, quien disfruta de la sensibilidad necesaria para mantener sus promesas de manera natural, es poseedor de gracia. La fidelidad se desarrolla a medida que un vínculo se profundiza, se asevera cuando aflora la intimidad, entonces el compromiso debe ser notorio.

Visto desde la perspectiva de la moral, una persona fiel está dispuesta a entregar a los demás lo que promete. De alguna manera se puede ver como una obligación a cumplir el convenio formado con alguien, de modo justo. Este valor es de naturaleza humana y se liga al espíritu, se considera estimable a quien responde con coherencia en sus actos y sus palabras.

La fidelidad según la Biblia

En las sagradas escrituras se representa al Padre como símbolo de amor insoluble, es fiel a sus seguidores, por eso espera lo mismo a cambio. El primer modelo a seguir de lealtad es Dios, con su ejemplo incita a que los creyentes basen sus principios en ello. No existe palabra de Jehová que haya sido dicha en vano, ni juramento que no cumpla, él posee la verdad absoluta.

En el libro de los ‘Salmos’ se denota una reiterada alabanza a la fidelidad del Señor, cimento esencial de la fe. Se proclama que su amor es infinito, pues la cualidad que más destaca en su obrar es el perdón. Dios socorre a los desamparados, pero también cumple con sus amenazas, sus juicios son justos e irrevocables. La constancia y la esperanza fortalecen la fe, aun cuando inundan los misterios divinos, la palabra invita a mantenerse devoto.

Subir