Ayos significado bíblico

ayos

Definición. El significado bíblico de ayos hace referencia a las personas designadas al cuidado y vigilancia de menores. El término proviene del hebreo 'ômenîm' que significa e'ducador' y 'guardián'. Se sabe que, según la ley bíblica antigua, eran personas tutoras responsables de los menores quedaban huérfanos hasta que llegarán a la edad adulta.

Entonces ayos hace referencia a los términos que conocemos en la actualidad como 'niñera', 'nodriza', 'comadronas' y 'matronas'. Por tanto, estos métodos se utilizaron en el siglo XIX y se asociaron con el nacimiento y el cuidado de un niño. Esto se debe a que en la antigüedad era razonable que una madre le diera su hijo a una aya por dos motivos.

Las niñeras en la familia tienen la autoridad y responsabilidad de todo lo relacionado con los niños. Por tanto, los ayos eran personas muy distinguidas y respetadas porque cuidaban al hijo del faraón, lo educaban y mimaban. De igual forma también eran responsables de ayudar a los niños abandonados y esclavizados.

En épocas bíblicas amamantar era un honor, y renunciar al custodia de un infante era un castigo severo. Vemos que en Babilonia, la lactancia materna era muy valorada, las madres debían cuidar a sus hijos porque el aborto lo castigan en la ley. Asimismo se señala que en la antigua Grecia, las matronas eran las encargadas de la atención obstétrica.

El cuidado de los ayos con los niños

Después del nacimiento, el ayo velaba y alimentaba al bebé, quien también se encargaba de custodiar a los sirvientes. A veces, el vínculo que se desarrolla entre ellos y los niños que crían elimina la conexión emocional con su madre. Es por ello que algunos médicos y sabios comenzaron a escribir sobre temas tan importantes como los beneficios de la lactancia materna.

En la antigüedad las mujeres dedican la mayor parte de su tiempo a las tareas del hogar. Por tanto, tenían que contar con alguien de ayuda para que cuidaran de sus hijos. Lo cual es algo muy parecido a nuestro tiempo, donde las madres dejan a sus hijos bajo el cuidado de niñeras.

Todos sabemos que amamantar es un trabajo de mujer, sin embargo, en épocas de la antigua roma el hombre debía encontrar a un ayos adecuado. Con tal de que cumpla con el propósito de que sea buena para amamantar.

Subir