Adoraim significado bíblico

adoraim

Definición. El significado bíblico de Adoraim, es una de las ciudades de Judá a las que el rey Roboam fortificó. El término proviene del hebreo Adôrayîm y su traducción quiere decir doble honra o dos colinas. Sus registros aparecen la mayoría de las veces en el libro de las crónicas.

Conviene señalar, que es bastante probable que en un inicio Adoraim tuviera el nombre de Idrm. Dado que, existen ciertas inscripciones jeroglíficas que indican que apareció en la lista de ciudades palestinas que conquistó el faraón Sisac.

Además, algunos estudiosos dicen que Adoraim en un principio fue una ciudad cananea que se menciona en las cartas de Amarna. Sin embargo, en la actualidad se le reconoce como Dãr o Dura y se localiza cerca del oeste de Hebrón.

Adoraim y la conquista de Roboam

En los tiempos antiguos, Roboam se estableció en Jerusalén y convocó a los miembros de las casas de Judá y de Benjamín. Es por ello, que entre sus hombres se contaron a más de ciento ochenta mil guerreros que estaban dispuestos a ir al campo de batalla cuando se les ordenara.

La idea de esto, era combatir contra Israel y de este modo, recuperar el reino. Pese a eso, el Señor se comunicó a través de un varón llamado Semaías. El que, les dijo a los valientes que no subieran a combatir contra sus hermanos y que se regresaran a sus casas según su disposición.

De esta manera, los guerreros escucharon la palabra del Señor y desistieron de los planes que tenían en contra de Jeroboam. Gracias a este evento, Roboam pudo construir varias ciudades fortificadas en el territorio de Judá, en Jerusalén. En la lista no solo figura Adoraim, sino también Etam, Técoa, Belén, Azeca, y otras.

Mientras que a la par, fortificó varias ciudades como Aialón, Hebrón y Sorá, que se encontraban entre los límites de Benjamín y Judá.

La vida en Adoraim

Cuando Roboam fortificó un buen número de ciudades, entre las que se encuentra Adoraim, se encargó de colocar comandantes que las vigilaran día y noche. Asimismo, se ocupó de que existiesen diversos depósitos repletos de alimentos y víveres, como granos, aceite, levaduras y vino.

De hecho, en Adoraim existían escudos y lanzas fuertes realizados por el rey. Las que,  sometieron al pueblo de Israel durante un largo periodo de tiempo. Además, los sacerdotes y los levitas tenían que acudir a la ciudad para postrarse ante los pies de Roboam.

Subir