Ungido significado bíblico

mujeres jesus ungido

Definición. El significado bíblico de ungido proviene del verbo 'ungir' que en el vocablo griego es 'crisma' y quiere decir 'ungüento'. La unción se refiere a untar o embalsamar con aceites con el propósito de santificarse ante Dios. Su origen recae en que los sacerdotes, profetas y reyes se recubrían con hierbas aromáticas y se perfumaban.

Esta práctica viene de una tradición de los pastores del campo, pues los insectos como los piojos solían invadir a las ovejas. Entonces, engrasaban su lana en aceites para volverla resbaladiza, los bichos no podrían hacer cuna y propagarse, con la grasa eran imposibles de plagar. Así fue como la unción comenzó a ser símbolo de consagración, ya que protegía y empoderaba.

Aunque ese fue su origen y que de allí haya nacido la definición de esta actividad, en la actualidad se hace con distintas intenciones. El motivo de primordial es el de separar a un individuo, objeto o lugar de lo ordinario a lo divino. Estar ungido, prepara el cuerpo para recibir el soplo del Espíritu Santo y ser instrumento de la voluntad del Santísimo, brinda el resguardo bendito.

Ser ungido según la Biblia

En las escrituras, Jesús es el precursor más importante de la unción. Él es el pastor que unge a su rebaño de ovejas, las cuida y guía por el camino del bien. Cristo debe ser visto como el mediador que dirigió la gloria celestial a esparcirse por el mundo entre los hombres. Él proclama que quien crea en él y su obra, hará cosas más grandes, por medio de la unción el Redentor imparte esperanza y amor.

En los textos bíblicos se encuentra un pasaje famoso sobre Jesús en Betania, en la morada de Simón el leproso. Mientras se sentaba en la mesa, una mujer se acercó a él con una vasija de piedra que contenía una costosa esencia de nardo pura. La profeta ungió la cabeza del Hijo de Dios, proclamándolo como Rey Mesías, preparando su cuerpo para la muerte pascual y la resurrección.

Luego de la crucifixión, a Cristo no lo ungieron en la sepultura de manera literal, sino que recibió la tinción del Espíritu Santo. En el libro de 'Juan' se alega que los hombres se c por la misma Divina Trinidad, no al revés. Por ello, quien recibe esta bendición en su alma, se vincula con el Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Subir