Filacteria significado bíblico

filacteria

Definición. El significado bíblico de filacteria es cajita pequeña que contenía fragmentos de la Ley de Moisés. Fueron cuatro porciones enrolladas que se introducían ellas. Estas cajas tenían unas cintas color negro y estaban hechas de cuero de ternero. Los varones judíos la amarraban en su cabeza y la parte superior del brazo derecho o izquierdo. La llamaron 'venda para orar' o tefilín.

Algunos la utilizaban durante las oraciones de la mañana o todo el día, menos el sábado y las Fiestas Santas.
Según la creencia hebrea se usaba como un amuleto para protegerlos de los demonios y de algunos males que pudieran sufrir.

En unas cuevas ubicadas cerca del Mar Muerto se encontraron rollos bíblicos antiguos. Lo interesante fue que durante este descubrimiento también se hallaron partes de filacteria judía.

Origen de la filacteria

Esta costumbre comenzó alrededor del II a.D.C. Eran cuatro fragmentos de los libros bíblicos de Éxodo y Deuteronomio. En ellas Dios le dijo a Israel que ataran Sus mandamientos en su mano para que sirvieran de recordatorio. Así mismo, tenían que amarrarlas como una cinta en su frente porque Él los sacó de Egipto.
Los rabinos creyeron que dichas palabras eran literales.

Filacteria en el tiempo de Jesucristo

En esa época los fariseos y los escribas tuvieron costumbres que Jesús condenó. En la Biblia se menciona que ellos agrandaron las cajitas, que llevaron puestas como amuletos y se pusieron flecos más largos en su ropa.

Jesús los censuró al utilizarlas y mucho más por su superstición. El espiritismo fue algo que prohibió la Ley de Moisés. De igual manera, les reprochó que ensancharon las filacterias y sus cintas para aparentar ser más justos y santos que los demás.

Algunos eruditos opinan que Jesucristo sí permitió que estas filacterias se llevaran de manera literal, tal y como se hacía con los flecos en las vestiduras. Pero no pensaron igual sobre el uso de las cajitas. Consideraron que Dios los animó a grabar Sus mandamientos en la mente, como si fuera una tablita colocada entre sus ojos. Además, los instó a practicar sus normas como si tuvieran una señal en su mano que les recordaba ser obedientes.

Esta afirmación se dedujo de las mismas palabras que Jesús les dijo a sus discípulos. Les advirtió que no debían ser como los fariseos hipócritas. Ellos desearon ser alabados. Aparentaron ser justos y puros ante la gente. Más bien, sus seguidores debían manifestar humildad y amor verdadero a Dios.

Subir