Baales significado bíblico

baales

Definición. El significado bíblico de Baales se relaciona con ser dueño o amo de algo. Ese es el plural del término de Baal. Con este se hace referencia a la diversidad de dioses que existían de esta misma rama. También hubo personas y un lugar a los que se les llamó con este nombre.

¿Cómo era la adoración a los Baales?

Según las pruebas encontradas en las excavaciones ubicadas al noreste de Chipre, había unas tablillas de arcilla. En ellas se le llama a esta deidad falsa el 'Señor de la Tierra' y el 'Jinete de las Nubes'. Esos alías concuerdan con la representación que se hacía de él, en el cual estaba sosteniendo en una de sus manos un garrote y en la otra un relámpago que terminaba en una lanza.

También tenía un yelmo de cuernos, como una muestra de su estrecha relación con el toro. Esto era un símbolo importante de fertilidad. En ciertas zonas de Palestina no llueve durante seis meses en el año. Así que, al comenzar el período de invierno, se creía que era gracias a la bondad de este personaje. Incluso, se pensaba que los cambios de estación se debían a los interminables conflictos entre distintas deidades.

Cuando comenzaba el verano, era porque Mot triunfó y Baal se retiraba a las profundidades de a tierra. Eso se debía a la lucha de Anat, quien le ayudaba a su hermano a regresar a su trono. Esto hacía que volvieran las lluvias. Por otro lado, la unión entre Baal y Astoret, su esposa, garantizaba la fertilidad durante el próximo año.

¿Cómo afectó la adoración a los Baales en el pueblo de Israel?

En los tiempos de Abrahán la veneración a este personaje no había influido en los siervos de Dios. Sin embargo, cuando los israelitas salieron de Egipto, Jehová le advirtió a Moisés respecto a las creencias falsas de los cananeos. Por eso, ellos debían destruir los altares, las columnas sagradas y todo lo relacionado con esa práctica.

Al acampar cerca de los dominios de Balac, Balaam le aconsejó que introdujera la adoración falsa en el pueblo de Israel. De esta manera, perderían la aprobación de su Dios y los podrían destruir. La forma de lograr sus objetivos era tentándolos a cometer actos inmorales, en honor al Baal de Peor. Muchos de los israelitas cayeron en la trampa y perdieron la vida. No obstante, otra parte de los miembros del pueblo se mantuvo fiel.

Subir